Sarzedas

Antigua villa y sede del condado, Sarzedas mantiene una cierta imponencia en el caserío enyesado, de fachadas con trazos de color y volúmenes grandiosos, en la plaza en la que se levanta la picota, en las iglesias y hasta en las capillas.

Antigua villa y sede del condado, Sarzedas mantiene una cierta imponencia en el caserío enyesado, de fachadas con trazos de color y volúmenes grandiosos, en la plaza en la que se levanta la picota, en las iglesias y hasta en las capillas. La aldea recobró un nuevo brío con la recuperación de algunos espacios comunitarios, como el lavadero, la Fuente da Vila y la pavimentación de los accesos. Ahora, no son solo los habitantes sino también muchos turistas los que suben al Alto de São Jacinto para apreciar el diseño pintoresco de calles y casas, la iglesia matriz y su campanario con tres campanas.

Allí cerca, las ruinas del antiguo castillo medieval, cuyos orígenes se remontan a la época del poblamiento de la región, durante el reinado de Sancho I, no dejan olvidar la antigüedad de este mágico lugar.

Return to the top