Entender la importancia de la marca Vista Alegre implica captar los diferentes periodos de su historia, conocer los personajes y las corrientes artísticas que la influenciaron, embeberse en sus particulares condiciones.

El Museo Histórico de Vista Alegre reúne la historia de la empresa fundada por José Ferreira Pinto Basto, la evolución de la fábrica y de sus colecciones a lo largo de casi 200 años de existencia y la relación del emblemático complejo fabril con la población de Ílhavo.

En el espacio de la fábrica no dejes de visitar también:

El Palacio

Este suntuoso espacio construido en el siglo XVIII fue la residencia de siete generaciones de la familia Pinto Basto, rodeado de magníficos jardines y de una terraza que se extiende con vistas a la Ría de Aveiro. Hoy en día, el Palacio se utiliza para alojar a los invitados de la Fábrica de Vista Alegre.

La Capilla de Nossa Senhora da Penha de França

La capilla de la patrona de Vista Alegre, fundada a finales del siglo XVII por el obispo D. Manuel de Moura Manoel, es un imponente edificio barroco, con magníficos detalles decorativos, como la Senhora da Penha de França que recibe a los fieles en la fachada del templo, o el admirable conjunto que reviste el interior, con azulejos del siglo XVIII, tallas doradas y bóvedas pintadas al fresco. Destaca el magnífico sepulcro del fundador, esculpido en piedra de Ançã por Claude Laprade. El espacio fue clasificado como Monumento Nacional en 1910.

El Barrio de Vista Alegre

En una muestra de conciencia social muy avanzada para su tiempo, la familia Pinto Basto ordenó la construcción, en los años inmediatos a la fundación de la fábrica, de un barrio con funciones de vivienda permanente de los trabajadores, dado que el complejo fabril se hallaba a una distancia considerable de las poblaciones más cercanas, de donde venían los obreros. Algunas de estas casas son, aún hoy, residencias familiares de algunos trabajadores.

El Teatro

Construido para aportar un espacio de ocio y entretenimiento para los trabajadores y habitantes del barrio social, el Teatro de Vista Alegre es hoy sede de un grupo de teatro aficionado, compuesto por empleados de la fábrica. Puntualmente se cede el escenario a otros grupos artísticos de la región de Aveiro.