Cerdeira

En Cerdeira, lo único que perturba el silencio es el sonido del viento en los árboles y los ocasionales golpes secos provenientes del taller da la artesana Kirsten Thomas, cuyo trabajo refleja tanto en los temas como en los materiales su visible aprecio por la aldea.

En Cerdeira, lo único que perturba el silencio es el sonido del viento en los árboles y los ocasionales golpes secos provenientes del taller da la artesana Kirsten Thomas, cuyo trabajo refleja tanto en los temas como en los materiales su visible aprecio por la aldea. Un poco más adelante, es la plantación de hierbas aromáticas, medicinales y condimentos de António Carlos Andrade la que aprovecha lo mejor de la tierra. Ambos encontraron en Cerdeira lo que tanta gente todavía sigue buscando. Un lugar mágico, donde los proyectos se hacen realidad en pleno marco rural. Una capilla y un puñado de casas perfectamente integradas en el paisaje, el suelo de esquisto que lleva hasta el pequeño puente de madera, la fuente que murmura una canción de cuna, todo aquí es profundamente romántico.

Un lugar de ensueño esperando para hacer otros sueños realidad.

Return to the top